900 264 314
Seleccionar página

¿La Alta Costura solo está al alcance de unos pocos?

 

 En nuestro último Webinar de moda, hablamos sobre cómo ha evolucionado el mundo de la moda. Hace varios siglos que la vestimenta dejó de ser una mera manera de proteger y cubrir nuestro cuerpo para pasar a ser una forma de diferenciarnos en base al estatus o jerarquía social, algo que ocurrió conforme fue aumentando el nivel de vida de la población.

Si nos remontamos a las primeras formas de organización social, como puede ser la sociedad del antiguo Egipto, ya podemos apreciar un código no escrito de vestimenta que contaba la historia de cada uno de sus integrantes y sus relaciones de poder en dicha sociedad. La indumentaria marcaba el estatus social, la riqueza, el oficio, la religión, la edad, el género y hasta el estado civil.

La moda en las Clases Sociales

Existen dos teorías diferentes referentes a la manera en que comenzó la propagación de las modas, tal y como hoy entendemos el concepto. Una de ellas es la teoría de la imitación, según la cual, las innovaciones en moda iban dirigidas fundamentalmente a las clases sociales más altas y las clases bajas simplemente se limitaban a imitarles.


Sin embargo, como resultado de la evolución de la sociedad y el aumento de la clase media, surge otra teoría que mantiene que las innovaciones en la vestimenta y complementos se dirigían fundamentalmente a este estrato social medio, encargado de difundir dichas innovaciones, sin pretenderlo, tanto a las clases sociales más altas como a las más bajas.


Como vemos, con el paso del tiempo la moda se iba desvinculando de las clases más altas y pasaba a manifestarse en todas y cada unas de las capas sociales.
La moda, poco a poco, fue convirtiéndose en un mecanismo de coordinación e integración social.


No obstante, el verdadero boom de la democratización de la moda se produce hace apenas unas decenas de años con el nacimiento de los grandes almacenes, así como de la producción en masa y la distribución que conlleva su existencia. Este cambio da pie a lo que hoy día conocemos como sociedad de consumo.

La sociedad de Consumo y la Moda

Si observamos la moda desde el punto de vista económico, la entendemos no sólo como un medio de expresión sino como un negocio con gran peso en la economía mundial. 

La moda es una de las expresiones culturales que más rápido cambia, en parte, como comentamos, por la relevancia que tiene en la economía. En palabras sencillas, a la industria de la moda le interesa generar en nosotros una continua necesidad de hacernos con las últimas novedades en moda.

La incesante aparición de nuevas tendencias de moda, ha provocado que la vida de las prendas y complementos sea cada vez más efímera. Tengamos en cuenta que el desembolso que actualmente supone hacernos con el último grito en moda, es mucho menor de lo que lo era hace años, por lo que como consumidores, cada vez nos es más sencillo olvidarnos de esas prendas “pasadas de moda” y hacernos con aquello que es considerado la tendencia del momento.

Por otra parte, no solo la moda y su industria influyen en la sociedad, sino que la sociedad contribuye a los cambios que acontecen en el mundo de la moda.

La moda bebe de la sociedad, de su contexto social, cultural y psicológico,  y lo traduce en prendas y complementos que crea, produce y vende.

La moda como forma de expresión

La moda es, en cierto modo, una forma de camuflaje social que tenemos los individuos mediante la aproximación estética de los unos con los otros. Gracias a nuestra indumentaria, logramos la aceptación y reforzamos el sentimiento de pertenencia social.

Sin embargo, aquí encontramos uno de los carácteres paradójicos de la moda al tener en cuenta dos necesidades contradictorias de las personas. Así, a pesar de que las personas pretenden la aceptación mediante el parecido a sus semejantes, las personas también buscan el individualismo y la singularidad a través, como si de un proceso diferenciador se tratase.

Como resultado de la necesidad de diferenciarnos en cierto modo del resto y como forma de expresión , aparecen precisamente las tribus urbanas.

La Alta Costura

La ropa que escogemos para vestirnos es una forma de expresarnos y sentirnos pertenecientes a un grupo social concreto. En la actualidad, si bien entendemos la alta costura como algo exclusivo y accesible solo para unos pocos, esto se ha ido viendo modificado gracias a la accesibilidad de estas prendas a un público más amplio.

La alta costura se define por su confección a medida del cliente, por la exclusividad de las prendas, por las unidades limitadas que permiten al cliente sentirse único. Su evolución nos lleva a marcas como Balenciaga que adaptándose a las necesidades de las nuevas generaciones consigue mantener su exclusividad y su fama peor acercándose a nuevos públicos.

Es por ello que en nuestro nuevo curso de moda de Alta Costura, reflejamos esa diferencia entre la forma de confeccionar y diseñar las prendas con la forma en la que el cliente siente esa exclusividad y autenticidad.

Más en:

Instagram

Linked in

Facebook