Prácticas: abusos que no se deben permitir
BLOG ESSAE

Prácticas: abusos que no se deben permitir

El contrato en prácticas es un tipo de contrato pensado para aquellas personas que cuentan con un título de formación profesional o universitario, ya acabado, y desean adquirir experiencia en su ámbito profesional.

Una de las principales características de estos contratos en prácticas es que el salario, fijado por convenio, no puede ser inferior al 60% del suelo de un trabajador en condiciones similares durante el primer año; además, esta cantidad aumenta en el segundo año hasta el 75%.

Además, el salario no puede ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional que, en 2019, se situó en 1050€/brutos distribuidos en 12 pagas. Esto se refiere a trabajadores a tiempo completo, en el caso de las prácticas a media jornada, el salario se calcula según el coeficiente de jornada que tienes contratado en el informe de vida laboral.

Derechos del trabajador en el contrato en prácticas

Para poder acceder a este tipo de contrato, el trabajador debe estar en posesión de un título oficial reconocido por el sistema educativo español. Además, el empleado debe tener menos de 30 años y no pueden haber pasado más de 5 años desde que terminó sus estudios.

El contrato en prácticas aparece regulado por la legislación laboral según diversos artículos:

  • El artículo 11 del Estatuto de los trabajadores.
  • El Real Decreto 488/1998, del 27 de marzo.
  • El contrato de trabajo firmado por el trabajador.
  • El convenio colectivo.

Con los contratos en prácticas, el trabajador cotiza a la Seguridad Social y, por ello, si ha cotizado el tiempo suficiente, tiene derecho a cobrar la prestación por desempleo. Estos contratos pueden finalizarse por tres causas:

  • Superado la duración máxima del contrato. Si el contrato tiene una duración superior al año, la notificación debe realizarse 15 días antes.
  • Despido por parte de la empresa.
  • Baja voluntaria. En este caso, el trabajador no tiene derecho a paro y tendrá que indicarlo 15 días antes.

Aun así, en cualquiera de los casos el trabajador tiene derecho a un finiquito; es decir, a recibir la parte proporcional de las pagas extraordinarias, a no ser que estén prorrateadas, así como las vacaciones que no haya podido disfrutar.

Si es el empresario decide despedir al trabajador, deberá entregarle una carta de despido y pagarle una indemnización de 20 días por año trabajado, si es por causas objetivas; si es por causas disciplinarias, no tendrá que abonar nada.

Otra de las características de estos contratos es que el trabajador no puede haber disfrutado de otro contrato en prácticas durante más de dos años, aunque la titulación sea distinta.

Además, el contrato no puede tener una duración inferior a 6 meses ni superior a 2 años, pudiendo acordarse hasta dos prórrogas de, como mínimo, 6 meses de duración cada una.

Durante el período de prueba la empresa y el trabajador podrán rescindir el contrato sin previo aviso. Además, este tiempo no podrá ser superior a:

  • Un mes: trabajadores con un título de grado medio o un certificado de profesionalidad de nivel 1 ó 2.
  • Dos meses: empleados con un título de grado superior o un certificado de profesionalidad de nivel 3.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Entrevista a Laura Pereira

¿Aún con dudas? Descubre la opinión de un técnico veterinario formado en ESSAE, Laura Pereira. Descubre cómo nuestra formación le ha cambiado la vida

leer más

CURSOS RELACIONADOS

Todos nuestros cursos

Cursos de medicina estética

Cursos de Tanatoestética

Cursos de odontología


ARTÍCULOS DE INTERÉS

CURSOS RELACIONADOS

Todos los cursos

(+ info)

_______

Todas las FP oficiales

(+ info)

_______

Cursos de odontología

(+ info)

_______

Cursos de veterinaria

(+ info)

Abrir chat
Escríbeme y te ayudo
Hola, chatea con nosotros