ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

Cuidados básicos del pelo y la piel de nuestras mascotas

Higiene y productos para el cuidado

Cuidados básicos del pelo y la piel de nuestras mascotas

La pieles el órgano más extenso del organismo, no olvidemos que recubre todo el cuerpo del animal y que constituye el primer mecanismo de defensa.

Está formada por tres capas: la epidermis (más externa), la dermis y la hipodermis o tejido subcutáneo (formado fundamentalmente por células adiposas). La parte más externa es la que mayor número de agresiones recibe ya que contacta con el ambiente y puede sufrir daños con más frecuencia.

Una correcta higiene de la piel de nuestras mascotas es lo primero que debemos tener en cuenta para mantenerla sana, en este punto es donde debemos valorar el baño.

La mayoría de los perros no necesita bañarse. El cepillado elimina pelos muertos, células de descamación, etc. estimulando la producción de una piel sana  y distribución del sebo o grasa superficial. Algunos perros de pelo largo y algunos perros de edad avanzada pueden necesitar baños con cierta frecuencia.

En estos casos el champú a utilizar debe ser suave y específico para perros, los champús de personas tienen un pH diferente a la piel del perro, por lo que no son recomendables.

Existen champús medicados que son útiles para afecciones de la piel como algunas parasitosis, pieles escamadas y secas o grasas y para las inflamaciones o picores.

El baño no se debe alargar demasiado, ya que puede provocar ablandamiento de la piel, pero la mayoría de productos utilizados para la higiene de la piel y el pelo deben mantenerse en contacto con la piel durante un periodo antes del aclarado. El agua de aclarado no debe estar excesivamente caliente, la podemos adaptar a la temperatura ambiente, es decir más fría en verano y más caliente en invierno.

No conviene utilizar ningún tipo de tapón para los oídos ya que el agua que entre en ellos será eliminada rápidamente porque el perro sacudirá la cabeza en cuanto acabe el baño.

Una de las preguntas más comunes de los propietarios de mascotas es la frecuencia óptima del baño, ante esta cuestión desde el punto de vista veterinario la frecuencia máxima debería ser de una vez al mesacompañado de cepillado diario.

En animales que compartan el sofá o la cama de su propietario, animales de exposición, etc. se puede aumentar dicha frecuencia evitando en todo caso que sea mayor a una vez cada 15 días. La frecuencia del cepillado sí que se puede aumentar sin efectos adversos.

No hay que olvidar que los principales signos que nos indican una afección dermatológica en nuestras mascotas es la alopecia (zonas desprovistas de pelo) y prurito (picor intenso que se manifiesta con rascado continuo). Cualquiera de estos signos nos debe poner alerta y lo antes posible es recomendable visitar una clínica veterinaria para descartar posibles patologías.

¿Quieres aprender más sobre mascotas y animales domésticos? Apúntate a uno de nuestros cursos del área veterinaria. 

Por Andrés Gamazo, docente de los  cursos de asistente de Veterinaria  Máster en la Atención Clínica en Centros Veterinarios de ESSAE FORMACIÓN

En colaboración con

Universidad Rey Juan Carlos Salud Canarias Freno al Ictus
Whatsapp