ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

¿Necesitas ortodoncia? Cuál es el mejor momento

No existe una edad concreta para iniciar un tratamiento de ortodoncia. Aún así, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones antes de comenzar este tratamiento.

Lo primero que se debe saber es si es el momento oportuno para ello. Esto depende de muchos factores, pero principalmente hay que analizar la edad del paciente y el tipo de malformación que se tiene en los dientes. 

Lo más común es iniciar el tratamiento cuando el paciente tiene todos los dientes definitivos. El sector odontológico es cada vez más importante en nuestra sociedad. Por eso, en ESSAE contamos con cursos de auxiliar de Odontología que te abrirán muchas puertas y serán el impulso para tu carrera.

Tipos y tratamientos de ortodoncias

Dentro de los tipos de ortodoncias que se pueden encontrar, estas se pueden clasificar según su tratamiento en interceptivos o correctivos.

  • Tratamiento interceptivo: pensadas para corregir malos hábitos que podrían interferir en el crecimiento normal de los maxilares y la cara. Estos tratamientos tratan de evitar problemas graves en el desarrollo futuro. Por eso, se conoce como ortodoncia infantil.
  • Tratamiento correctivo: si el primer tratamiento no funciona se realiza un tratamiento correctivo. Este está pensado para pacientes con problemas graves de maloclusión. Dentro de este tratamiento, podemos encontrar tres tipos de ortodoncias:
    • Ortodoncias funcionales: suelen emplearse en la dentición mixta. Estos aparatos, removibles, tienen la función de modificar la posición de los músculos e influir en su posición. Al hacer este cambio, se pueden desarrollar cambios dentarios.
    • Ortodoncias removibles: aparatos sujetos de forma firme a las encías pero que se extraen para su limpieza. Aplican fuerza controlada en la zona que se desea desplazar. Están pensados para mordidas cruzadas, movimientos dentarios específicos o apiñamiento leve de los dientes.
    • Ortodoncias fijas: se realizan con bandas y brackets que sujetan un arco con la función de fijar los desplazamientos. Pueden ir acompañadas de unas gomas o elásticos.

¿Qué tipos de brackets puedo utilizar para mi tratamiento?

Los brackets son una serie de piezas pequeñas que se fijan en la cara del diente y tienen la función de distribuir la tensión que generan los arcos consiguiendo, de esta manera, el desplazamiento necesario de los dientes. Dependiendo de los materiales con los que se fabrican los brackets, podemos encontrar cuatro tipos distintos.

Brackets metálicos

Compuestos por acero inoxidable, los brackets metálicos son los más tradicionales y económicos. Estos brackets pueden personalizarse con ligaduras o gomas de colores; por eso, son la opción más elegida por los niños.

Brackets cerámicos

En este tipo de tratamiento se emplean elementos que se fijan a los dientes, conectados mediante un alambre. Su color es más parecido al diente, por eso, son más estéticos que los brackets metálicos.

Brackets de resina o policarbonato

Los brackets de resina o policarbonato son transparentes y están compuestos por plástico de policarbonato. Además, su precio es de los más asequibles en el ámbito de los tratamientos de ortodoncia.

Brackets de Zafiro

Nos encontramos ante la opción más estética, por tanto más cara, de los tratamientos de ortodoncia. Los brackets son transparentes y están formados por materiales biocompatibles. Son la mejor si el paciente desea llevar un aparato dental sin que se vea.

Qué son los retenedores

Al finalizar el tratamiento, el dentista coloca en la boca del paciente unos retenedores. Estos aparatos, fijos o móviles, tienen la función de mantener los dientes en la posición correcta para que los huecos y la encía puedan adaptarse al cambio y no vuelvan a su lugar natural.

No existe un tiempo concreto para llevar los retenedores; pero, por regla general, suelen llevarse durante unos tres o cuatro meses. Además, los retenedores móviles pueden quitarse para comer.

Después de este tiempo, durante 12 meses el dentista determina unas pautas para que el paciente utilice estos aparatos de forma parcial; de esta manera, el paciente continúa llevando los retenedores pero se va desprendiendo de él poco a poco. Este momento es crucial porque durante estos meses los tejidos gingivales se tienen que adaptar al cambio.

¿Qué problemas suele solventar la ortodoncia?

La ortodoncia está destinada a resolver una serie de malformaciones surgidas en los dientes por diversas causas.

  • Mordidas invertidas y sobre-mordidas: los dientes inferiores o superiores sobresalen y crean una serie de problemas para masticar.
  • Mordidas abiertas o cruzadas.
  • Desviación de la línea media: el centro de los dientes superiores siempre debe coincidir con los dientes inferiores.
  • Diastemas: huecos entre los dientes.
  • Apiñamiento: si un diente no tiene espacio suficiente, puede surgir un apiñamiento de los dientes.

¿Cuánto tiempo dura una ortodoncia?

Un tratamiento de ortodoncia trata de corregir alguna alteración en los dientes, como malformaciones o problemas de mordida. No existe un tiempo determinado para conseguir corregir estas anomalías, este proceso depende de muchos factores, como puede ser el tipo de alteración.

Aún así, por norma general los tratamientos destinados a leves correcciones suelen durar entre 6 y 8 meses. Esto puede aumentar y, en los casos más graves, durar hasta 3 años.

Factores que influyen en la duración

Los principales factores que determinan la duración de la ortodoncia son las necesidades y la gravedad de los dientes del paciente. Para que el tratamiento dure lo menos posible, lo más recomendable es:

  • Colaboración plena: el paciente debe cumplir las pautas y hábitos que le ha recomendado el dentista. De no ser así, el tratamiento puede prolongarse mucho más en el tiempo.
  • Medidas correctivas: si la alteración se trata desde el principio, el tratamiento durará mucho menos.
  • Edad: no es lo mismo tratar a un niño que a un adulto. En una persona adulta, los maxilares están asentados y, en algunos casos, no se puede realizar una corrección completa. En cambio, en un niño se puede realizar un tratamiento correctivo y será eficiente mucho más rápido.
  • Problema a corregir: el trastorno del paciente en uno de los factores más importantes que determinan el tiempo del tratamiento.

¿A qué edad se debe empezar un tratamiento de ortodoncia?

No existe una edad concreta para iniciar un tratamiento de ortodoncia; depende de muchos factores y de cada caso en particular. Aún así, es muy común iniciar estos tratamientos cuando los niños son pequeños y durante la adolescencia.

En estas épocas, el problema se puede solucionar incluso con tratamientos correctivos en el caso de los niños. Eso sí, hay que recordar que lo más recomendable es esperar a que al pequeño le hayan salido todos los dientes definitivos.

En colaboración con

Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
Whatsapp