Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
¿Necesitas más información?
900 264 314

¿Cuándo es el momento para poner ortodoncia?

Una duda frecuente en padres de adolescentes

¿Cuándo es el momento para poner ortodoncia?

Esta pregunta es una de las dudas más frecuentes que los padres se plantean a la hora de plantear un tratamiento de ortodoncia para sus hijos.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que a cualquier edad se puede poner un tratamiento de ortodoncia. Pero la pregunta que hay que hacerse es si es el momento ideal. Hay dos factores a tener en cuenta al plantearse en qué momento iniciar la ortodoncia: el tipo de maloclusión y la edad del paciente. Lo normal es empezar cuando han erupcionado todos los dientes definitivos o están a punto de hacerlo.

Debemos ajustar el momento de inicio para que los niños lleven el aparato de ortodoncia el menos tiempo posible y con los mejores resultados. En ocasiones, comenzar demasiado pronto significará tratamientos muy largos.

Con la ortodoncia no sólo corregimos problemas grave de oclusión y estética. En ocasiones nos adelantamos al tiempo y corregimos pequeños problemas para evitar que evolucionen a problemas mayores en un futuro.

 ¿Qué puedo hacer para que mi hijo no necesite ortodoncia?

Pues lamentablemente poco podemos hacer ya que la mayoría de las maloclusiones están genéticamente determinadas. Podemos evitar que nuestros hijos tengan hábitos anómalos como la succión digital o el uso del chupete de manera muy prolongada, pero poco más podemos hacer. Lo que sí que está en nuestra mano es llevar una serie de controles periódicos para poder detectar los problemas lo antes  posible y actuar para que no deriven en problemas más severos, para lo cual se recomienda visitar a su odontólogo al menos una vez al año para intentar remediar cuanto antes estos hábitos nocivos.

También hay que tener en cuenta que los huesos de los niños están en crecimiento, por lo que podemos actuar directamente sobre el crecimiento de los mismos y corregir de manera sencilla futuras anomalías que más adelante (cuando el niño crezca) serán más complicadas de resolver.