ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

¿Cómo ser una buena auxiliar de odontologia?

El odontólogo necesita a su lado a alguien de confianza que le preste apoyo a todo momento, además que sepa cómo responder eficazmente en momentos determinados. Por eso, un auxiliar odontológico debe concentrar todas estas características en sí, porque en su desempeño reposa el éxito de su trabajo y el de la clínica para la que trabaja.

Perfil

Los dentistas buscan características concretas en los auxiliares de odontología, entre ellas están: ser muy diestro a la hora de manejar los aparatos, que conozca sus funciones, debe saber actuar de forma controlada, rápida y fría en momentos que se necesite, poseer una buena condición física para soportar el tiempo de pie, además de ofrecer una asistencia óptima y la preparación de los instrumentos adecuados para realizar las intervenciones que el dentista tenga.

Estas habilidades son de mucha importancias para el desempeño ideal de un buen auxiliar de odontología.

Asistencia instrumental

  1. El auxiliar debe revisar el historial clínico del paciente, con esto sabe qué método usará el médico y qué materiales e instrumentos se necesitarán.
  2. El auxiliar deberá tener instrumentos y materiales a mano.
  3. El odontólogo y el auxiliar deben trabajar sentados, uno frente al otro, la auxiliar debe estar a una altura un poco elevada sobre el odontólogo, en una postura que les permita mantener el equilibrio y fácil movimiento, tórax y abdomen deben estar en paralelo, los pies deben estar pisando en plano en el suelo. Si están de pie, mantener las piernas separadas para que el centro de gravedad esté entre los pies.
  4. Preparar al paciente en la silla de cirugía, acostado, con un babero y un pañuelo para retirar pintura de labio. La cavidad bucal del paciente debe quedar a la altura de los codos del médico y la separación entre los rostros de ambos debe ser de 30 cm.
  5. La cavidad bucal debe estar lo suficientemente iluminada. la luz debe ser colocada a una distancia no menor de 80 cm, siendo el rango opcional 100 cm. El auxiliar se moverá a 45º por delante y por detrás de la boca del paciente.
  6. Para sustituir la lámpara se debe soltar los tornillos que la sostienen y cogerla con un papel.
  7. Controlar cuerpo y manos, administrarlos de tal manera que no se hagan movimientos innecesarios.

Revisar siempre la comodidad del paciente durante y después del tratamiento aplicado por el odontólogo.

En colaboración con

Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
Whatsapp