Tipos de brochas en instrumentos de maquillaje - ESSAE
ESSAE
Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Emagister Cum Laude

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314
UPSA

Tipos de brochas en instrumentos de maquillaje

Aunque, como bien decíamos, las herramientas para maquillarnos son numerosas, a continuación haremos un resumen de las brochas y pinceles más comúnmente utilizados, y sus usos más característicos.

Diferentes tipos de brochas que se utilizan en maquillaje profesional


¿Pelo natural o pelo sintético?

En primer lugar, tal y como se explicaría en un curso de maquillaje profesional, debemos saber que existen brochas tanto de pelo natural como de pelo sintético. No se trata de que unas sean mejor que otras, sino que dependiendo del uso que vayamos a hacer una brocha en concreto, y del producto que queramos utilizar, un material funcionará mejor que otro.

Así, las brochas o pinceles de pelo natural son más propicios para trabajar productos en polvo como sombras de ojos, polvos sueltos o compactos, coloretes, iluminadores en polvo y polvos selladores, ya que el producto en polvo se adhiere más fácilmente a sus cerdas. Este tipo de brochas, normalmente, suelen estar fabricadas con pelo de pony, ardilla, tejón, cabra o marta cibelina (un animal originario de Rusia).

Las brochas y pinceles sintéticos se fabrican a menudo con nylon o poliéster. Son ideales, sobre todo, para productos en crema como base de maquillaje, primer, corrector e iluminador en crema, entre otros. La firmeza  del pelo sintético permite la aplicación de producto en crema con una gran precisión.

También existen las brochas de pelo mixto, compuestas en parte de pelo sintético y en parte de pelo natural, por lo que presentan las características de ambos tipos. Esta combinación de materiales suele ser propio de las brochas mofeta, por ejemplo, de las que hablaremos más adelante.

Formas principales de las brochas y pinceles

Las brochas y pinceles pueden ser:

  • Biseladas/os: su corte en diagonal se adapta a las formas del rostro. Con ellas conseguimos cubrir zonas que nos son planas, como los pómulos, las aletas de la nariz o la zona de la ojera.
  • Planas/os: permiten obtener un acabado uniforme y natural, ya que atrapan una cantidad considerable de producto y lo van depositando de manera equitativa en el rostro.
  • En punta: atrapan menor cantidad de producto y lo aplican de manera más precisa. Son muy utilizadas para corrector y contorno.
  • Redondeadas/os: retienen menor cantidad de producto que las de corte plano y evitan los trazos marcados en el rostro. Sirven, por ejemplo, para la aplicación de colorete en las manzanas de las mejillas o para aplicar todo tipo de polvos sobre el rostro.

Cada una de las formas del pelo será idónea para según qué productos y aplicaciones.

 

Pinceles para ojos

 Se podrían agrupar principalmente en cuatro grupos:

  • De aplicación básica: se trata de pinceles conocidos como “lengua de gato”, redondeados en la punta pero muy planos en su perfil.
  • De definición: hablamos de un pincel cónico que nos ayuda a difuminar el color a la vez que lo aplica. Se utiliza para marcar el pliegue del párpado o la esquina exterior del ojo.
  • De difuminado: es similar en tamaño y densidad al pincel anterior pero con la punta más redondeada. Lo utilizaremos para difuminar al final del maquillaje, es decir, para suavizar y borrar los bordes o líneas más duras.
  • De detalle:

Sirven para depositar color en zonas concretas del párpado móvil, de manera que dicho color quede muy saturado.

También se usan para la aplicación de un color suave por todo el párpado móvil.

  • Pinceles tipo lápiz o bolígrafo: su forma recuerda a la punta de un lapicero, y sirven para difuminar trazos muy pequeños o colocar color en zonas muy específicas de manera precisa, como en la zona del lagrimal o la V más exterior del ojo.
  • Pinceles biselados: son muy planos y cortados en diagonal. Se utilizan para realizar el delineado a ras de las pestañas y difuminar este delineado si así lo deseamos.

Este pincel también es utilizado para aplicar productos de cejas.


Brochas para rostro

Brochas para base de maquillaje

  • Lengua de gato: es larga, plana y redondeada en la punta. Sirve para la aplicación de bases líquidas o en crema.
  • Mofeta: es un tipo de brocha plana que se caracteriza por ser duofibra, tiene las cerdas más cortas de pelo natural y las más largas de pelo sintético. Se puede utilizar con bases líquidas, en crema y en polvo.
  • Brocha redondeada de pelo corto y tupido: se puede utilizar tanto con maquillajes líquidos como en crema, o en polvo.
  • Kabuki: es una brocha que se utiliza para polvo. Su pelo es bastante tupido, de forma redondeada y algo más largo que en el caso de la brocha anterior.

Es una brocha con la que se consigue una gran cobertura, sin embargo, tiene como inconveniente que es difícil difuminar con ella el maquillaje sin que queden trazos marcados en la piel, por lo que suele requerir de disimular dichos trazos con los dedos, con una esponja de maquillaje o con otra brocha, sumándole un tiempo extra al proceso

Esta brocha deja un acabado muy natural, ya que por su forma, densidad y disposición de su pelo, no descarga demasiado producto sobre la piel. Con ella se consigue menor cobertura, obteniendo como resultado un maquillaje más translúcido.

Para optimizar el resultado con esta brocha, lo mejor suele ser la aplicación de la base mediante pequeños toques por todo el rostro hasta que se consigue difuminar la misma.

También sirve para difuminar los trazos señalados en el rostro que puedan quedar después de utilizar una lengua de gato.

Gracias a su forma redondeada evitamos la marca de trazos en la piel.

Con ella podemos graduar la cobertura de la base de maquillaje. Para una cobertura más alta, la utilizaremos difuminando la base mediante pequeños toques sobre la totalidad del rostro. Si lo que queremos conseguir es una cobertura más natural, aplicaremos las base mediante movimientos circulares o movimientos tipo pincel.

Su mango corto nos permite ejercer mayor fuerza y control sobre la zona en la que estamos trabajando. Además, permite aplicar mayor cantidad de producto que la mofeta, y deja un acabado muy homogéneo.

 

Esponja de maquillaje: se pueden utilizar tanto para difuminar bases de maquillaje líquidas como en crema.

Requiere humedecer la esponja antes de trabajar con ella la base, de este modo no absorberá la base y nos permitirá obtener un acabado más radiante.

La esponja es el mejor instrumento para que la base de maquillaje quede natural, como si se tratase de una segunda piel.

Además de la esponja de maquillaje convencional, podemos encontrar en el mercado la esponja de maquillaje de microfibra, que se distingue por estar cubierta en la totalidad de su superficie por un cortísimo pelito, lo que la dota de un tacto aterciopelado.

Esta especie de pelusilla que recubre la esponja aumenta en cierta medida la cobertura que ofrece una esponja convencional y permite que la base se difumine mejor, además de reducir la cantidad de producto que absorbe.

Al tener este pelito, se puede utilizar también con productos en polvo, por lo que es idónea para la técnica del baking.

Además de las anteriores, existen otras muchas brochas para la aplicación de la base de maquillaje, como las biseladas de manera frontal o las rectas con cortísimo pelo. Lo que distingue por norma general a las brochas que se utilizan para la base, es que su pelo suele ser bastante tupido y firme, además de tener un tamaño tirando a grande.

 

Brochas para colorete: de tamaño medio a grande. Puede ser biselada o redondeada, pero su pelo debe ser suave y largo para difuminar bien el polvo.

 

Brochas para corrector: pueden ser cónicas, redondeadas o biseladas de manera frontal, pero se definen por tener un tamaño más pequeño que el resto de brochas para el rostro, de manera que se adaptan a la perfección a la zona de la ojera o los laterales de las aletas de la nariz.


Otras brochas

  • Brocha biselada lateral: con este tipo de brocha conseguiremos marcar el pómulo de manera más precisa y cómoda para el contorno. También se puede utilizar para la aplicación de colorete, ya que su corte biselado facilitará la aplicación de cualquier producto en la diagonal del rostro, al apoyarse de manera natural sobre la forma del mismo.
  • Brocha cónica: es excelente para definir los pómulos, iluminar la tez y difuminar los pigmentos.
  • Brocha abanico: la brocha de abanico de tamaño grande es idónea para marcar el contorno del pómulo o aplicar una cantidad generosa de iluminador en el mismo.
  • Brochas “toothbrush”: su forma recuerda a la de un cepillo de dientes, de ahí su nombre. Proporcionan un acabado uniforme y  natural sobre la piel. Sirven para aplicar, mezclar y difuminar bases de maquillaje, polvos y coloretes.
  • Pinceles para labios: se trata de pequeños pinceles planos y largos, de punta redondeada, que suelen estar fabricados en pelo sintético. Aportan una mayor precisión a la hora de dibujar la forma del labio.

La brocha abanico de tamaño pequeño, se suele utilizar para la aplicación de iluminador de manera más precisa en la parte alta del pómulo.

En cuanto a los usos recomendados de las brochas, se trata únicamente de eso, de recomendaciones para orientarnos en el uso de las mismas. Sin embargo, no tenemos que ceñirnos a estos modos de utilizar brochas y pinceles estrictamente, ya que cada persona elegirá el uso que más le guste y que le resulte más cómodo.

Categorías

Últimos posts

BECAS y AYUDAS para tu curso profesional
¡Te damos toda la información!


900 264 314

Dínos quién eres
Déjanos un teléfono
¿Nos dejas tu email?
¿En qué provincia vives?
Acepta las condiciones
Whatsapp