ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos Emagister Cum Laude

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

¿Cómo ser maquilladora profesional?

Lo primero que debes tener en cuenta para adentrarte en el mundo del maquillaje profesional es la formación. No existe un título reglamentario como maquilladora, por lo que será importante buscar un curso de maquillaje profesional cuyo temario sea completo, que cuente con profesorado cualificado y con experiencia, y muy importante, que incluya prácticas como parte de su instrucción.

 Si aún no sabes cuál es la rama del maquillaje que más se adapta a ti, no te preocupes, irás descubriéndolo a medida que vayas avanzando en tu formación. Lo ideal es realizar un curso cuyo temario abarque todas las ramas para que así después puedas especializarte en aquella con la que te sientas más cómoda. Puede que averigües que quieres dedicarte al maquillaje de novias, a la caracterización para teatro o cine, al maquillaje de pasarela o de fotografía... Las opciones son numerosas, por lo que seguro encontrarás la que mejor encaje contigo.


 Lo mismo ocurrirá con tu estilo. Es normal que cuando comienzas en este universo, aún no tengas un estilo definido. No te preocupes, ya que, mediante la enseñanza recibida, la práctica y el tiempo, lograrás encontrar ese estilo único que caracterice tu maquillaje, aquello que dotará a tu marca de exclusividad y que logrará que te diferencies del resto de maquilladores.

 El trato con las personas será una de las cuestiones prioritarias en esta profesión, debes transmitir confianza a tu potencial cliente, entender lo que quiere y saber interpretarlo. La comunicación juega un papel crucial en este sector, ya que no solo será necesario que comprendas a tu cliente, sino que además sepas aconsejarle en base a su tipo de piel, su tono, la forma de su rostro… Y que, gracias a tus conocimientos, te sea posible expresar con desenvoltura todo lo que vas a llevar a cabo. Recuerda: ¡la información es poder!

 Como experto en maquillaje, se espera de ti que estés al día en tu materia, que conozcas cada una de las técnicas de moda y cada nuevo lanzamiento de productos. Conviértete en una “enciclopedia andante”. La competencia, como en otras muchas profesiones, es grande, por eso reciclarte continuamente en tu campo, será uno de los puntos que te diferenciará del resto.

 Una máxima de todo aquel experto que se precie será la limpieza, aquello que utilices deberá estar impoluto. Después de cada sesión, desinfecta lo que sea oportuno y limpia cada una de las herramientas y productos que has utilizado. Una formación adecuada te permitirá conocer cada procedimiento para la desinfección de tu material, los productos necesarios para ello, las herramientas desechables con las que deberás contar antes de cada trabajo…

 Igual de fundamental que la limpieza será una buena organización. Una organización adecuada de tus productos te hará trabajar de manera más cómoda y eficiente, hará que ahorres tiempo y se lo ahorrarás a tu cliente.

 Todo maquillador exitoso debe ser resolutivo. Deberás tener presente que vas a desempeñar un trabajo en el que pueden surgir cantidad de situaciones imprevistas y que tendrás que saber resolverlas sin que estas interfieran en el resultado final de tu tarea.

Sin duda, vivimos un momento en el que el poder de internet es incuestionable, por eso debemos jugar esta baza a nuestro favor y aprovecharnos de las ventajas que nos ofrece como profesionales. Y es que darnos a conocer utilizando este medio, hoy día, es imprescindible.

Tener una web será un signo de profesionalidad. Nuestra web será una carta de presentación donde todo aquél que quiera, podrá encontrarnos y contactarnos.

También será necesario hacer uso de las redes sociales para mostrar nuestro trabajo al resto del mundo, y es que pocos escaparates tan buenos existen como por ejemplo, Instagram o Pinterest.

No debemos por ello subestimar el poder del boca a boca. El hecho de realizar un trabajo impecable,no solo hará que esa persona nos vuelva a llamar en ocasiones venideras, sino que hable de nuestro trabajo a amigos y conocidos y nos recomiende a estos. Recordemos llevar tarjetas de visita siempre con nosotros para poder entregarlas cuando sea necesario.

Asimismo, para “vender” nuestro trabajo, será de vital importancia hacernos con un portfolio en el que podamos incluir una muestra de nuestros maquillajes. Es aconsejable que las fotografías de nuestro portfolio las realice un fotógrafo profesional, así se podrán apreciar de manera adecuada cada uno de los detalles de nuestro trabajo.

Ahora ya conoces algunas de las cuestiones más importantes a tener en cuenta si quieres desarrollar tu talento en el campo del maquillaje profesional. Si te ves convirtiendo tu pasión en tu fuente de ingresos, te animo a informarte acerca de un curso de maquillaje profesional que te permita comenzar con esta aventura.

En colaboración con

Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
Whatsapp