Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
¿Necesitas más información?
91 315 39 55

¿Cómo elegir un buen protector solar?

Factores para proteger la piel

Cómo elegir un buen protector solar

Cómo funciona la radiación solar

La energía de los fotones aumenta según va disminuyendo su longitud de onda expresada en nanómetros (nm), oscilando entre 0.1 nm y varios km de largo (por ejemplo en las ondas de radio).

A nuestra piel sólo llegan longitudes de onda comprendidas entre los 290 y los 1850 nm, estando en el rango de la luz visible, la luz infrarroja y la ultravioleta. De los rayos X y microondas, sólo nos llega una pequeña cantidad, aunque es significativamente muy importante.

Los rayos ultravioleta (UV), a su vez se clasifican en UVA (400-320 nm), UVB (320-290 nm) y UVC (290-200 nm). Este tipo de radiación aporta gran cantidad de energía por lo que su interacción con nuestra piel puede comportar reacciones normales o anormales en las células de la epidermis y la dermis.

Las radiaciones de los UVB son las responsables del eritema solar o actínico y las de los rayos UVA se relacionan con problemas de fotosensibilidad. Los rayos infrarrojos son los que nos aportan sensación de calor.

La piel actúa como barrera para los efectos fotobiológicos mediante dos tipos de respuestas:

  • Fototraumático: reacción que se da en todos los individuos que se exponen a la radiación solar, variando según el tiempo de exposición y el tipo de piel. Si la exposición es temporal se producirá una quemadura solar. Si la exposición es crónica se dará un daño actínico crónico que puede llegar hasta el cáncer de piel.
  • Fotosensibilidad: es una reacción anormal adversa a la luz visible.

A la hora de elegir un producto antisolar o protector solar es muy importante conocer el tipo de piel al que pertenece la persona (fototipo). El fotototipo es lacapacidad que cada persona posee para adaptarse al sol. Esto es, el conjunto de características que determinan si una piel se broncea o no, y cómo y cuánto se broncea.

Si la capacidad de adaptación es baja, se contrarrestarán menos los efectos del sol sobre la piel.

Tipos de piel

Existen 6 tipos de piel según la clasificación de Fitzpatrick. Para determinar estos fototipos será necesario observar el color de la piel de zona que se exponen mínimamente al sol o que no se exponen (detrás de la rodilla, cara interna del brazo…).  Además hay que considerar otros factores como son: la edad, el color adquirido al broncearse, aparición de eritema (rojeces), aparición de pecas con la exposición solar, etc.

Así, encontramos desde el fototipo I, que es el propio de personas de piel muy clara, ojos azules, con muchas pecas, pelirrojos, con piel de color blanco-lechoso, hasta el fototipo VI que corresponde a las razas negras, no se quema y se pigmenta intensamente.

Además del fototipo, es necesario tener en cuenta la época del año, la altitud y el lugar geográficoen el que nos encontremos (para saber la perpendicularidad de los rayos del sol).

Los filtros solares son sustancias que sirven para reducir los efectos de las radiaciones solares, principalmente de los rayos ultravioletas sobre la piel a través de la absorción, reflexión o dispersión de los rayos que inciden.

Generalmente, los filtros solares se denominan según el factor de protector solar (FPS), que depende básicamente de las condiciones ambientales y la cantidad de filtro que apliquemos sobre la piel. Además, la fotoprotección depende de factores como la cantidad que se aplique, de la regularidad en su uso y de la frecuencia con que se re-aplique.

En condiciones ideales, los filtros con FPS 2, absorben un 50 % de RUV-B, con FPS 8 el 87.5 %, con FPS 16 el 93.6%, con FPS 32 96.9 %, con FPS 64 hasta el 98,4 %. De lo que se deduce que hay poca ventaja en el uso de protectores solares con FPS superior a 30 en personas normales, mientras que en individuos fotosensibles pueden ser de utilidad.

Ventajas de usar protector solar

Las ventajas de usar FPS superiores a 15 son pequeñas, observándose un incremento considerable en el coste de los productos y en el incremento del riesgo de las reacciones alérgicas, sobre todo a partir de FPS 30.

La RUV-A produce efectos importantes a largo plazo sobre el individuo, entre otros efectos de fotodermatosis y de reacciones alérgicas, y sea un probable factor de riesgo para el melanoma. Los filtros usados en el espectro RUV-A no siguen los mismos criterios que el RUV-B, puesto que los RUV-A son menos eritematógenos. Al no tener un efecto inmediato, puede dar la sensación de una falsa seguridad.

Los filtros que se están desarrollando más recientemente incluyen tanto el factor de protección frente a los rayos utravioletas A (RUV-A) como los rayos ultravioleta B (RUV-B).

Es importante tener  en cuenta además que debemos llevar a cabo otras medidas de fotoprotección como son usar ropas adecuadas, elegir sombra, disminuir la exposición en las horas centrales del día, usar sombreros, etc.

Aparte de tener en cuenta el FPS, debemos tener en cuenta las características de los filtros, si son filtros químicos (también denominados orgánicos) o físicos (inorgánicos).

Los filtros químicos al aplicarse sobre la piel producen una reacción fotoquímica al absorber la radiación ultravioleta, disminuyendo los niveles energéticos de la radiación, y haciéndola por lo tanto menos dañina para nuestras células. Los filtros químicos actúan en una banda de radiación concreta, por lo que se suelen combinar varios para ampliar el espectro y garantizar un efecto más amplio.

Los filtros físicos son sustancias opacas que actúan reflejando, absorbiendo o dispersando la luz, y de esta manera minimizan los efectos que cualquier radiación produce sobre el organismo. La ventaja frente a los filtros químicos es que son fotoestables, y que no se suelen dar reacciones de hipersensibilidad, por lo su uso está indicado tanto en adultos como en niños.

Formación en farmacia y parafarmacia

En ESSAE descubrirás todo esto y mucho más en nuestros cursos de farmacia y parafarmacia. No esperes más y comienza ya a trabajar como auxiliar de farmacia.