Actuación en caso de angina de pecho e infarto - ESSAE Blog
ESSAE
Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Emagister Cum Laude

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314
UPSA

Actuación en caso de angina de pecho e infarto

La angina de pecho y el infarto no son lo mismo

Actuación en caso de angina de pecho e infarto

Hay muchas personas que piensan que la angina de pecho y el infarto tienen el mismo significado y no es así.

Antes de daros unas pautas básicas de actuación ante un ataque cardíaco, es necesario saber que:

La angina de pecho no es una enfermedad, sino un síntoma. Se trata de un dolor retroesternal que aparece frecuentemente tras realizar un esfuerzo o ante un impacto emocional y se caracteriza por su corta duración y su cese con el reposo. Se puede irradiar a algún brazo.

En la angina de pecho se produce una interrupción momentánea del flujo sanguíneo al corazón, y al ser restablecido en pocos segundos no llega a producirse la muerte del tejido.

En el infarto, el dolor es más pronunciado y no cesa con el reposo.

El paciente puede referir también náuseas, sudor frío, dificultad respiratoria o irradiación mandibular.

Al prolongarse la hipoxia, el tejido se necrosa y muere, por lo que esa parte del corazón ya no se puede volver a recuperar, pudiendo incluso llegar a producir una parada cardiaca y por lo tanto, la muerte.

Es importante, por lo tanto, actuar con rapidez ante la presencia de un dolor torácico que no cede o que se vuelve intenso y activar de manera inmediata a los servicios de emergencias.

Hasta su llegada, tumbaremos al paciente sin permitirle realizar ningún esfuerzo (ni siquiera caminar), aflojaremos su ropa y mantendremos la calma.

No dejes a la persona sola, salvo excepcionalmente para pedir ayuda si es necesario.

Le preguntaremos si toma algún medicamento para el corazón, como nitroglicerina sublingual y le ayudaremos a tomarlo.

En caso de que se quede inconsciente y deje de respirar o de tener pulso, iniciaremos de inmediato las maniobras de reanimación cardiopulmonar, en ciclos de 30 compresiones/2 insuflaciones, hasta la llegada de los servicios de urgencia médica.

Para evitar la incidencia de las enfermedades cardiovasculares es importante recordar que:

Hay que abandonar el consumo de tabaco, mantener buen control de la hipertensión arterial, la diabetes y el colesterol, evitando en lo posible el sobrepeso, haciendo ejercicio de manera regular y siguiendo una dieta baja en grasas, limitando también el consumo de alcohol.

INFORMA: Mº Belén Benito Moreno, Enfermera Diplomada por la UAM, Experta en Urgencias y Emergencias por la UEM. Nº Col. 56420.

Categorías

Últimos posts

BECAS y AYUDAS para tu curso profesional
¡Te damos toda la información!


900 264 314

Dínos quién eres
Déjanos un teléfono
¿Nos dejas tu email?
¿En qué provincia vives?
Acepta las condiciones
Whatsapp