ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

Actuación del celador con pacientes terminales

Cuando un enfermo se encuentra en fase terminal el objetivo de su atención no es la curación, sino el cuidado físico y psicológico para llevar lo mejor posible el tiempo que le quede. 

Los cuidados paliativos requieren de trabajo en equipo por parte del personal médico y el celador es el encargado de proporcionar los cuidados de confort para el paciente terminal. 

En ESSAE puedes formarte con grandes profesionales del sector en cualquiera de nuestros cursos de celador. Al finalizar, podrás hacer prácticas en algunos de los centros con más prestigio nacional.

Celadores de pacientes terminales

Criterios que definen la Fase Terminal

La sociedad española de cuidados paliativos define paciente terminal cuando se encuentra en una enfermedad avanzada, incurable y progresiva con falta de posibilidades razonables de respuestas al tratamiento específico, cuyo pronóstico de vida será inferior a seis meses. Criterios que definen esta fase:

  • Presencia de enfermedad avanzada, progresiva e incurable.
  • Supone un enorme impacto emocional en el paciente y familia derivado del dolor y del proceso de muerte. 
  • Minimiza o anula la posibilidad de respuesta al tratamiento, es específico para la patología base. 
  • Presencia de síntomas o problemas intensos, multifactoriales y cambiantes: incontinencia, anuria y retención, anorexia, enfermedades e infecciones en la boca, náuseas y vómitos, etc. 

Actitud ante el paciente moribundo

Los celadores han de tener en cuenta no sólo la comunicación verbal, también la no verbal. El celador tiene que ser correcto y paciente en todo momento con su actitud.

Deberá ser respetuoso, empático y colaborador en todo momento. Sus cuidados y actitud han de ser óptimos y cautelosos ante una situación tan delicada como la de un enfermo terminal. 

Algunos de sus cometidos más frecuentes son los siguientes: 

  • Vigilar de manera constante al enfermo. 
  • Mantener al paciente siempre limpio y cómodo.
  • Hacer constantes controles de la piel y constantes vitales. 
  • Acompañar al enfermo hasta su último aliento.
  • Evitar que se sienta solo. 
  • Si se da el caso, ha de buscar sus posturas óptimas para evitar el dolor. 
  • Ha de mantener la ropa de cama limpia, seca y estirada. 
  • Suministrarle líquidos lenta y cuidadosamente. 
  • Buscar siempre el reposo y descanso del paciente. 
  • El resto de pacientes han de estar al margen de su situación. 
  • Darle toda la ayuda psicológica que precise, tanto como a él como a sus familiares.
Criterios del celador

Atención a la familia

La familia también sufre la situación del familiar enfermo y siempre se les debe tratar cordialmente y con gran respeto. Un celador siempre debe atender cualquier petición de la familia para ayudarles.

Actuación del celador ante el paciente fallecido 

Cuando se produce la muerte, lo primero que debe de hacer un celador es ponerse en contacto con el médico para comunicárselo. Éste comprobará la situación, confirmará la muerte de ser así y rellenará el parte de defunción del fallecido.

Posteriormente, si se realiza una autopsia el celador colaborará en el traslado del cadáver al igual que durante la autopsia deberá auxiliar al personal facultativo en el manejo del cadáver. Siempre ha de estar dispuesto a ayudar en todo lo que el médico le indique antes, durante y después de la autopsia.

En colaboración con

Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
Whatsapp