ESSAE Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314

Cómo asimilar un despido

Analizar el despido: ¿Por qué yo?

El problema de los despidos es su grave perjuicio sobre la carrera profesional y, sobre todo, en la vida del trabajador. Por mucho que el despido fuese previsible, aguantar las largas horas en casa sin ir a trabajar y volver a pasar por entrevistas de trabajo es un duro golpe que muchos no consiguen superar.

Un despido supone siempre un impacto emocional. Los sentimientos de culpa o la sensación de fracaso son sólo algunas de las sensaciones que el trabajador debe afrontar. Aquí os dejamos unas claves para llevarlo lo mejor posible.

Analizar el despido: ¿por qué yo?

Al principio, es fácil que el despido no sea asumido del todo y que el trabajador se quede anclado en ese momento. Hay que intentar no pensar demasiado en las causas del despido. Eso solo te hundirá más y lo más probable es que nunca llegues a la razón real.

Lo mejor es intentar mirar hacia delante. Te han despedido, pero la vida sigue. Evita pensamientos como: "que hubiera pasado si" y sustituirlos por otros como: "en el futuro haré esto". 

Recoger la oficina tras un despido

¿Qué hacer después?

Como hemos comentado antes, hay que intentar reactivarse lo antes posible tras un despido. Estas sin trabajo y no es una situación en la que te puedas permitir hundirte. 

Para empezar, reorganízate. Es esencial, ahora que tu trabajo no te obliga a levantarte, establecer un nuevo horario. También, hay que cambiar la forma de gestionar el dinero, puesto que ya no se dispone del apoyo de un sueldo. 

Después, empieza tu camino hacia un nuevo empleo. Reflexiona sobre tus puntos fuertes y débiles, aprovecha para seguir formándote y aumentar tu currículum. ¡Mira el despido como una oportunidad de ampliar horizontes!

Consejos para afrontarlo

Lo esencial es intentar salir adelante lo antes posible. Asume tu situación con una actitud positiva y valiente, has perdido tu empleo y no puedes permitirte lamentaciones. Desecha pensamientos de venganza o resentimiento, puede que simplemente no encajases en ese puesto de trabajo.

Por último, céntrate en aprovechar el tiempo. Haz cursos, aprende idiomas, asiste a seminarios y entrevistas de trabajo, haz deporte… Mantenerte activo y en formación es la mejor manera de volver a integrarte en el mundo laboral.

En colaboración con

Titulaciones ESSAE con acreditación Fundadeps, Catedra de educación para la salud y Universidad Rey Juan Carlos
Whatsapp