El celador en el quirófano - ESSAE Formación
ESSAE
Logo Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Emagister Cum Laude

¿Necesitas más información?

telefono900 264 314
UPSA

El celador en el quirófano

¿Sabías que el quirófano es una de las áreas más complejas de un hospital? Esto se debe en parte por la importancia del trabajo que aquí se realiza, pero también por la tecnología tan avanzada que se utiliza y por las condiciones especiales en las que se trabaja con una limpieza y seguridad extrema.

La labor del celador en el quirófano es esencial y si estás pensando en dedicarte a este trabajo tan vocacional, conviene que conozcas cuáles son sus funciones y objetivos principales.


Funciones del celador en el quirófano

Dentro del equipo que trabaja en un quirófano, está el celador. El celador en el quirófano cumple una función complementaria ayudando al personal sanitario (cirujanos, anestesistas, enfermeros, etc.), pero también realiza funciones similares a las que le corresponden a otro tipo de celadores.

1-Traslado de pacientes

El celador de quirófanos se encarga del traslado del paciente desde su habitación pasando por el preoperatorio hasta llegar al quirófano y, después de la operación, le acompañará a reanimación y finalmente de vuelta a la habitación.

En todo momento, durante el traslado del paciente, el celador tendrá que llevar toda la documentación e historia clínica que le sea facilitado por el enfermero de la unidad en la que recoja al paciente.


2-Movilización del paciente

El celador se encarga de colocar al paciente en la mesa de operaciones. Aunque parezca que esto no es importante, la realidad es que la posición en la que se coloque al paciente influye en la accesibilidad del cirujano para realizar una operación exitosa.

Además, durante la operación, es muy frecuente que el cirujano, sobre todo en traumatología, le pida ayuda al celador para cambiar la posición del paciente.

Tras la cirugía, el celador debe saber cómo movilizar correctamente al paciente para bajarlo de la cama quirúrgica y disponerlo en una camilla sin afectar a las condiciones del paciente.


 3-Transporte de documentos y material

El celador de quirófano también se encarga de transportar documentos, mobiliario, aparatos de diagnóstico (ecógrafo, Rayos X,…), así como de llevar las biopsias al laboratorio para su análisis.


4-Vigilancia y cuidado del material e instalaciones

Al igual que la mayoría de los celadores, una de las funciones más habituales de este profesional es la de vigilar el acceso a la zona quirúrgica para que solo entre el personal autorizado.

Además, se encargará de revisar la conservación de las instalaciones y el material, dando cuenta a sus superiores de los posibles desperfectos o anomalías.


5-Ayuda en el quirófano

El celador en el quirófano debe permanecer atento y dispuesto a actuar cuando le sea indicado por los médicos, enfermeras o supervisores, ya que durante una operación se le puede solicitar para: ajustar la iluminación del quirófano, elevar la cama quirúrgica, movilizar al paciente, etc.

Además debe encargarse de mantener ordenados los almacenes del quirófano, las camillas y los soportes utilizados en las mesas de quirófanos.

Tras finalizar la jornada quirúrgica, el celador debe revisar y asegurarse de que los quirófanos dispongan de todos los elementos necesarios y quede todo en perfecto estado.

Curso de celador en ESSAE



Condiciones especiales del trabajo en el quirófano

Como ya hemos visto, uno de los aspectos más significativos que debes tener en cuenta a la hora de trabajar en un quirófano es la importancia que tiene la limpieza y desinfección en esta área hospitalaria. Por eso, el quirófano se divide en tres zonas:

1-Zona negra: es la zona conocida como “sucia”, ya que es el acceso a quirófanos y se permite la entrada con ropa de calle. Aquí es donde están los baños, admisión quirúrgica y los vestuarios en los que el equipo, incluido el celador, deben cambiarse y ponerse el uniforme adecuado, además de las calzas y gorro.

2-Zona gris: es una zona semi-restringida en la cual el personal debe acceder perfectamente uniformado con las calzas, que es la primera prenda que se debe colocar al acceder a esta área, y el gorro.

En esta zona se encuentran las áreas de limpieza y desinfección del instrumental que se utiliza en el quirófano, el empaquetado para la esterilización y los almacenes del propio quirófano.

3-Zona blanca: es el área estéril o zona restringida. El acceso está limitado únicamente al personal autorizado que debe acceder con el uniforme, las calzas, gorro y también mascarilla quirúrgica. De esta manera, se pretende evitar el aumento de microorganismos ambientales que pueden ser letales para los pacientes.

En esta zona se ubican los quirófanos de operaciones, los antequirófanos, zona de lavado de manos estéril y el almacén de material estéril.

En cada una de las tres zonas de quirófano, el celador debe realizar labores distintas. Así, por ejemplo, en la zona negra, debe encargarse de la vigilancia de los accesos; en la zona gris, el celador se ocupa de mantener ordenado el almacén; y ya en la zona blanca, en la sala de operaciones, el celador desarrolla labores de apoyo a todo el equipo sanitario.

 

Una formación concreta para el celador de quirófano

Atendiendo a las funciones y a las condiciones especiales que conlleva trabajar en un quirófano, es de sumo interés que el celador conozca la importancia de una impecable asepsia y de una correcta colocación de los pacientes en la mesa de operaciones, así como las diferentes labores del personal con el que tendrá que trabajar en equipo, además de sus propias funciones dentro y fuera de esta área hospitalaria.

Como ves, si quieres ser celador en el quirófano conviene que recibas previamente una formación de calidad con la que te sientas capacitado para desarrollar todas estas funciones en tu día a día.

Si eres una persona dispuesta a ayudar a los demás, tienes empatía y estás convencido de poder desarrollar todas las funciones descritas, es hora de elegir entre diferentes cursos de celador. No tomes esta decisión a la ligera porque tras realizar las prácticas profesionales, será el momento en el que debas decidir si quieres trabajar en el sector privado o si prefieres preparar las oposiciones para convertirte en funcionario de las instituciones públicas. Sea cual sea tu camino profesional, recuerda que la formación que recibas será muy relevante para comenzar en tu nueva profesión. 

Categorías

Últimos posts

BECAS y AYUDAS para tu curso profesional
¡Te damos toda la información!


900 264 314

Dínos quién eres
Déjanos un teléfono
¿Nos dejas tu email?
¿En qué provincia vives?
Acepta las condiciones
Whatsapp